miércoles, 9 de noviembre de 2011

Concepto de marca y huella

Concepto de marca y huella: conceptos útiles que nos brinda Eliseo Verón

“Todo análisis del sentido descansa sobre la hipótesis según
la cual el sistema productivo deja huellas en los productos y que
el primero puede ser (fragmentariamente) reconstruido a partir de
una manipulación de los segundos”.
Eliseo Verón


Las relaciones de un discurso con sus condiciones de producción (cómo se genera) y reconocimiento (cómo se lee y es percibido) se pueden representar de manera sistemática en forma de gramáticas, en la medida en que éstas describen las operaciones de asignación de sentido de las materias significantes. Así, la noción de operaciones remite a la relación entre el discurso y sus condiciones sociales e históricas. Es así como, en tanto que las condiciones sociales dejan marcas visibles en la superficie discursiva, dichas operaciones se pueden reconstruir. Una vez establecido el tipo de relación entre las marcas y sus condicionamientos sociales, podemos hablar de huellas de producción o de reconocimiento (Verón 1993: 129). ¿Cuál es la diferencia entre una marca y una huella? La marca tiene la vaguedad de la primeridad, de una sensación, una cualidad, lo primero que percibimos. La huella, en cambio, implica una relación específica: es un índice. Como se puede ver, la noción de operación se deriva del concepto mismo de discurso como producto del devenir histórico-social. No se puede aislar el discurso de las circunstancias en las que se produce para llevar a cabo el análisis, como pretenden ciertos encuadres lingüísticos. Por lo tanto, el concepto de operaciones es lo que justifica el postulado fundamental de la socio-semiótica: "analizando productos, apuntamos a procesos". Analizando un signo a través de una marca que se transforma en huella podemos dilucidar un proceso histórico social. El ferrocarril, los inmigrantes, Roca, las marchas y movilizaciones sociales, un modelo oligárquico, los contrastes sociales son señales para ser leídas en clave semiótica. Nos invita a leer entre líneas, animarnos a realizar segundas lecturas y a desarmar lo que parece inocente del discurso histórico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada